20 de febrero de 2015

Asertividad y Empatia.

La asertividad es la capacidad de expresar tus propios sentimientos sin dañar a los demás. Resulta mucho más complicado de lo que parece. 

Cuando nos comunicamos lo podemos hacer de múltiples formas. Actualmente se definen tres:

Pasiva. esta forma se conoce como dejarse llevar. En esta situación no estamos de acuerdo con lo que sucede y queremos expresar nuestra opinión, deseos, sentimientos o necesidades, sin ser capaces de hacerlo. O lo expresa con inseguridad. Es habitual que este hecho haga a la persona sentirse mal.

Agresiva. Cuando nos expresamos así nos alteramos nosotros y los de nuestro alrededor. No solemos conseguir lo que buscamos ya que nos expresamos sin respetar los derechos de los demás. Este echo pone a la persona atacada a la defensiva y evita la opción del razonamiento.

Asertividad. Conseguimos expresarnos sin alterar ni herir a nadie. Se es capaz de expresar sentimientos, deseos, opiniones, etc, de uno mismo. Una persona asertiva es segura de sí misma, comprensiva con el punto de vista de los demás. 

Habitualmente nuestra forma de transmitir información varia según nuestro estado emocional, así como del momento o de la situación. Sin embargo en general las personas tienden a una de ellas.

Se define la empatia como la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Está habilidad social sirve para comprender los sentimientos de otra persona. Ser empaticos significa no juzgar a la otra persona.

Todo esto y mucho más se junta en una habilidad social denominada Escucha Activa