25 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días: día 7

¿Cómo mantienes la concentración en el juego?

Pues esta pregunta tiene dos respuestas:

Como directora resulta difícil evadirse, debes estar pendiente del desarrollo de la historia. De que todos los jugadores participen activamente. Intentar evitar terceros tiempos (discusiones sobre el sistema) durante la partida. Debes saber cuando aplicar el reglamento y cuando es mejor que te lo saltes. Y si usas elementos electrónicos intentar evitar que distraigan del juego. Ayudar a crear personajes... Son demasiadas cosas para poder distraerse.

Como jugadora me atrae mucho la novedad. Me resulta muy fácil concentrarme cuando juego con gente o reglamentos nuevos. También es sencillo concentrarse cuando la temática de la historia es atractiva.

Pero me cuesta mucho jugar cuando me imponen un personaje, no me refiero a un personaje pregenerado. Si no a cuando has creado tu protagonista con todo el cariño del mundo, en tu mente tienes una historia y de repente el director te cambia algo que hace que nada cuadre. En ese caso a mi se me suele bloquear el cerebro, como si intentase juntar dos piezas de un puzzle que no encajan y para ello les diese martillazos. Eso me desconcentra mucho.